LA RESTAURACION DE LA IMAGEN DE MARIA SANTISIMA DE LOS DOLORES

De autor anónimo, la imagen de Nuestra Señora de los Dolores, llego a Lora a finales del siglo XIX.

Se conoce que era una imagen proveniente de Granada, con un semblante cargado de seriedad y tristeza.

Otra particularidad eran sus manos, con los dedos abiertos y juntas.

 

En 1963, reorganizada la Hermandad de la Virgen de los Dolores con la de Nuestro Padre Jesús bajo el nombre de la Hermandad, la imagen es trasladada a Sevilla al taller del escultor Manuel Escamilla Cabezas, de donde volvería con un rostro mas acorde a las Dolorosas sevillanas, destacando una expresión de tristeza pero más moderada.

 

Otro añadido que trajo de dicha restauración son las lagrimas de cristal en su rostro.

ESCULTOR MANUEL ESCAMILLA CABEZAS

Nace en Estepa en 1914 y  paso gran parte de su vida artística como discípulo de Castillo Lastrucci. Así en el diario “El Mundo”, reconoció que la Hiniesta Gloriosa salió de su gubia cuando trabajaba en el taller del maestro. El 15 de enero de 2005 fallecía a los 91 años, siendo su única obra procesional en Sevilla la Virgen de la Cabeza de Las Siete Palabras, nacida de la transformación de la talla de un ángel obra de Emilio Pizarro (1878).